Viernes, 22 de marzo de 2019
ANIVERSARIO
A 30 años del Gran Homenaje a Oscar Alfredo Gálvez
Martes, 12 de marzo de 2019
El 12 de marzo de 1989, el querido "Aguilucho", acompañado por Carlos Alberto Legnani y todo el equipo Campeones que impulsó esa histórica distinción, tuvo su merecido reconocimiento cuando al Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires le fue impuesto su nombre, ante una multitud que lo acompañó desde Plaza de Mayo hasta las tribunas del escenario automovilístico por antonomasia. VIDEO

Desde hace 30 años el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires cuenta con una denominación que confluye en el apellido Gálvez. Aquella soleada jornada del 12 de marzo de 1989, una multitud se volcó a las calles para ofrendar su idolatría por quien fue sinónimo de automovilismo y Turismo Carretera: Oscar Alfredo Gálvez.

Acompañado por Carlos Alberto Legnani y parte del plantel periodístico de Campeones, el "Aguilucho" condujo su histórica Coupé Ford, junto a su amigo de toda la vida, José "Pepe" Martin, desde su salida en la entonces Legislatura porteña, y por la Avenidas de Mayo, Rivadavia y General Paz fue aclamado por el público, que lo saludaba, vitoreaba y en varios tramos le ofrendaban flores a su paso.

En el móvil de Campeones viajaba también el entonces Intendente Facundo Suárez Lastra, y observaba el trabajo de "Caíto" quien en varios tramos sacaba su cuerpo por la ventanilla y mantenía un cruce de palabras con Gálvez sobre ese emotivo momento que vivía el cinco veces campeón de TC.

La apoteosis fue cuando ingresó al Autódromo y fue recibido por las colmadas tribunas que congregaron 35 mil personas que lo alentaron y vivaron su nombre como en las épocas de sus carreras por las rutas y circuitos del país. Además, diferentes agrupaciones de Cupecitas, clubes de autos y Turismo Carretera lo acompañaron en su recorrido, formando una escolta extraordinaria.

Periodistas, pilotos entre los que se encontraban Juan Manuel Fangio, Carlos Alberto Reutemann, Froilán González, Luis Rubén Di Palma, el presidente del Automóvil Club Argentino, César Carman hijo, y el entonces campeón de TC, Oscar Castellano, junto a directivos de la ACTC, asistieron para este evento histórico.

Suárez Lastra lo premió en el podio de la tribuna oficial con la corona de laureles, y anunció que ese día el autódromo se bautizaba con el nombre de Oscar Alfredo Gálvez. Luego de haber rociado con champagne a quienes lo rodeaban, saludó a los presentes desde una camioneta en la cual lo acompañó uno de sus sobrinos, Juan Gálvez hijo.

Redacción
design by Lop Multimedia ®
powered by