Domingo, 5 de abril de 2020
Entrevista
Patricio Di Palma: "Lo más importante que hice en la vida fue ser donante de mi hija"
Jueves, 26 de marzo de 2020
Otra de las entrevistas que realizó Campeones a través de su plataforma de Instagram fue con el arrecifeño quien mantuvo una emotiva charla con Carlos A. Legnani (h) repasando sus vivencias familiares y recordando la época de sus participaciones en Supercart y Turismo Carretera.

Uno de los integrantes de la dinastía de Arrecifes, Patricio Di Palma habló con Carlos A. Legnani (h), a través de la innovadora propuesta de Campeones en su plataforma de Instagram, en donde recordaron las vivencias en las pistas y también sobre su actualidad familiar en donde es reconocido por el Incucai como el primer piloto donante del automovilismo argentino y que le permitió ser de su hija Agustina.

En los años noventa, Patricio se suma a la campaña del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante impulsa (INCUCAI) en los autódromos para donar órganos. Ante ello, en el año 2000 le entregan un reconocimiento por ser primer piloto en ser donante. "Fue el día del cumpleaños de mi papá, el 27 de octubre, y me entregaron esa placa que para mí es muy especial. Siempre en los autos llevaba la calcomanía de INCUCAI", sostuvo.

Hace un tiempo, a la familia le tocó vivir una situación difícil, pero esperanzadora para Agustina, su hija, quien requería un transplante y Patricio fue su donante. "Para mí, donarle mi riñón a mi hija fue lo más importante que hice en la vida", manifestó. 

Una inesperada complicación con el transplante preocupó semanas atrás, pero se pudo superar. "Fue un tropezón que nos obligó a estar en Buenos Aires un tiempo importante, y lo hicimos gracias a Esteban Trotta que nos prestó un departamento cerca del Hospital Italiano", indicó.

Desde entonces, la calidad de vida pasó a ser más importante para todos ellos. "Cambió un montón de cosas. Antes me hacía problemas sobre temas que hoy no les hago caso", sostuvo Patricio.

Cuando se votó la Ley Justina (norma que establece que todos los mayores de 18 años son donantes de órganos y tejidos, a menos que dejen constancia expresa de lo contrario) fue invitado al Congreso Nacional para asistir a la votación de la Ley Justina, por el senador pampeano Juan Carlos Marino. "Le agradecí, pero no correspondía porque habían hecho mucho ellos con los padres de Justina", expresó.

Sobre cómo vivió este tiempo, antes de la operación, Patricio confió que lo sorprendió una llamada. "Más allá de las diferencias con Diego y Oscar Aventín, reconozco que el único piloto que me llamó aparte de mis hermanos y Trotta, antes de la operación fue Diego, y mantenemos el contacto. Se lo agradezco porque en una situación así que se acuerden de uno es bueno", manifestó emocionado.

Ya enfocando la charla en el automovilismo, Di Palma, quien recorrió el taller que está instalado en la casa de los Di Palma, en donde está viviendo junto a su madre María Cayetana Piccoli, más conocida como La Tana. "Siempre le digo a mi mamá que deberíamos hacer además de un museo, una posada en la casa original", dijo sobre -seguramente- un proyecto a futuro.

En una rápida recorrida por el taller, mostró cada lugar en donde años atrás se desarrollaba, preparaba y armaba el Torino de Turismo Carretera. "Tengo el motor del Torino, que en algún momento lo pienso armar; la tapa ya me la hicieron y un amigo en Mendoza el resto. Veremos si lo ponemos en marcha y salir a dar una vuelta en algún circuito", señaló.

También enseñó en dónde se armaron algunos de los ultralivianos DPZ que hizo Luis Rubén, y uno nuevo de menor porte que desarrolló el propio Patricio. "Lo hice y le pedí a Marcos que haga la prueba", confió. En el lugar también están el primer auto que usó su papá, un Ford T, y un Isetta, entre otros recuerdos como fotos de los momentos más emblemáticos de Luis Rubén en su campaña de TC, SP, F1, F2, TC2000, Supercart y TR.

Consultado si tiene previsto volver a correr, confesó: "Intenté volver a correr, porque me hija me dijo que quería verme haciéndolo, envié un mail pero no me respondieron desde la ACTC sobre el pedido. Llamé varias veces a Hugo Mazzacane, pero tampoco recibí respuesta. Si bien hoy me gustaría correr en TC lo vería de otra forma". 

Y, según su opinión, destacó: "Aventín era un gran presidente, pero su debilidad era Diego, a quien considero como un excelente piloto y si vuelve lo sigue siendo. En esa época en el TC había un respeto entre todos los pilotos, con muchas carreras con espectáculo, algo que será difícil de volver a ver".

"Desde que dejé de correr no toqué más un auto de competición; lo único que hice fue llevarle el Chevrolet a Marcos desde el taller a su casa, ni siquiera cuando mi hijo corrió en TC Pista Mouras", sostiene Di Palma sobre su vínculo con los coches de carrera. "Las cosas en la vida cambian, y hay que adaptarse. Me dedico ahora a una empresa de transporte con camiones y unos colectivos", indicó sobre su nueva faz empresarial.

Retomando sus vivencias en el automovilismo, Patricio se acordó dos. La primera en Posadas 1995, cuando fue protagonista de un múltiple despiste por la lluvia en la entonces primera curva del escenario misionero (se corría en sentido horario), al irse afuera y golpear con su Torino de Supercart contra el chasis de Fórmula 3 Sudamericana de Fabián Malta. "Le dije a mi novia de entonces (la madre de sus hijos), que se quedara tranquila", recordó junto a "Lonchi".

La siguiente, en la pista de Trelew, cuando intentó hacer la última curva a fondo. "Seguí de largo, se me puso de costado, y al cruzar el talud terminé prácticamente en la ruta, en donde había una camioneta estacionada y el chofer se bajó quería abrazarme. Volví a boxes y los chicos del box me preguntaron adónde estaba el auto, y cuando les dije no me creían", rememoró.

Consultado por su relación con Juan María Traverso, Patricio destacó: "Hace rato que no lo veo. Lo llamé por teléfono para que me apoye con la Asociación Argentina de Volantes en la campaña y después no hablamos más, tampoco lo quise molestar porque seguro se le habrá pasado".

Y agregó: "Pero más de ello, cuando mi hijo Dino tuvo el accidente la AAV se ocupó de todo, me contuvo, me llamaron él y Rubén Bulla, y se portaron mil puntos". 


Redacción
design by Lop Multimedia ®
powered by